5 técnicas para Aprender un nuevo Idioma

5 técnicas para aprender cualquier idioma rápidamente

Existen numerosas razones por las cuales aprender un segundo o tercer idioma puede beneficiarte. Pero encontrar una forma de aprender un idioma rápidamente puede ser un poco complicado.

Aprender un nuevo idioma puede darte otra visión o comprensión de una cultura y su forma de pensar. Esto te hace más receptivo a nuevas personas. Con más conciencia cultural como esta se puede crear una sociedad más inclusiva y diversa.

Hay muchas otras razones por las que vale la pena aprender un nuevo idioma. Estas son algunas de las más importantes:

  • Puedes viajar más fácilmente y comunicarte con más gente (piensa en los amigos que puedes hacer y las historias que puedes vivir al explorar una nueva ciudad, todo porque los comprendes).
  • Aumenta tu capacidad mental.
  • Algunos idiomas se parecen, así que aprender uno te puede ayudar en el aprendizaje de otro.
  • Potencia tu creatividad y tu capacidad para resolver problemas.
  • Los empleadores valoran a las personas bilingües porque demuestran buenas habilidades de comunicación. También tienes más oportunidades de trabajar en puestos cualificados en otros países.
  • Puedes disfrutar de más variedad de entretenimiento (desde películas hasta música y teatro).
  • Frena los efectos del envejecimiento: Un estudio indica que aprender más de un idioma puede reducir el riesgo de demencia y retrasar el Alzheimer.
  • Mejora tu rendimiento académico: La investigación muestra que los estudiantes de idiomas tienen mejores resultados en la escuela en general.

Cómo aprender un idioma más rápido que un niño

¿Por qué hay personas que tienen más facilidad para aprender un idioma?

Muchas personas bilingües y trilingües dominan varios idiomas porque desarrollaron esta habilidad cuando eran niños pequeños.

“Hay evidencia de que las personas que ya son bilingües aprenden otro idioma más rápido y más eficientemente que los monolingües”, dice Alissa Ferry, profesora de Comunicación Humana, Desarrollo y Audición, Universidad de Manchester.

“Esto podría ser porque tienen un conocimiento lingüístico más amplio para relacionar con el nuevo idioma o porque ya tienen habilidades bien entrenadas para cambiar entre diferentes idiomas”.

Todos hemos oído que esto se debe a que el cerebro de los niños es como una esponja, lo que les facilita el aprendizaje.

Pensamos que los niños saben cómo aprender un idioma más rápido, pero esto no es necesariamente verdad.

Según la Dra. Sandra Kuhlman, PhD, neurobióloga en la Universidad Carnegie Mellon, nuestros cerebros tienen “células porteras”, un tipo de célula en la red cortical de nuestro cerebro que puede regular la formación de conexiones neuronales.

“Resulta que estas células porteras son más propensas a permitir la formación de conexiones neuronales en los jóvenes”, le dijo al New York Times. “El umbral para que permitan la formación de estas conexiones es bastante bajo”.

Sin limitaciones debido a experiencias de vida, las células corticales de un niño pueden absorber cosas con más facilidad.

“A medida que envejecemos, estas células porteras son más restrictivas”, añade la Dra. Kuhlman. “Son como ‘Espera, esto no es realmente una experiencia nueva.’ y no permiten nuevas conexiones neuronales”.

La forma en que aprenden los adultos y los niños un idioma también puede ser diferente (lo que podría ser la clave para aprender un idioma más rápido).

Los niños aprenden jugando y con exposición diaria, mientras que los adultos aprenden con las reglas del idioma, tratando de establecer lo que se debe y no se debe hacer.

La Dra. Karen Lichtman, que estudia la relación entre edad y adquisición del lenguaje en la Universidad del Norte de Illinois, realizó un estudio que comparó cómo aprenden los niños y adultos los idiomas.

Con dos grupos separados de niños y adultos, intentaron enseñar un lenguaje inventado llamado “Sillyspeak”. Un grupo fue enseñado con instrucciones y reglas gramaticales, y el otro practicó oraciones con juguetes.

Mientras que los niños se desempeñaron mejor con el aprendizaje centrado en el juego, los adultos tuvieron un buen desempeño en ambos grupos.

“Los adultos fueron más precisos que los niños. Los adultos fueron más rápidos que los niños”, dijo la Dra. Lichtman.

“Así es como funciona en las etapas iniciales. Es la diferencia entre aprender algo más rápido y aprenderlo de manera más efectiva, y ahí es donde la gente se confunde”.

Lo que los niños podrían tener, y que los adultos no tienen, es menos miedo. Suelen preocuparse solo si están en lo correcto y avanzan en su aprendizaje sin preocuparse.

Los adultos tienden a reflexionar sobre cada error (Entonces, si aprendes algo de esta historia, debería ser esto: ser valiente con tu aprendizaje puede generar mejores resultados).

En otras palabras, dejar de lado el miedo es la forma de aprender un idioma más rápido.

Te puede interesar: 7 Razones por las que no aprendes otro idioma

¿Cuánto tiempo se necesita para aprender un idioma?

Desafortunadamente, no hay una respuesta sencilla.

La respuesta corta: depende. La respuesta larga: hay muchas variables a considerar.

Algunas personas tienen más habilidad para los idiomas, de la misma manera que algunas tienen facilidad para los números. Depende de cómo funciona tu cerebro y cómo absorbe el conocimiento, así como de si disfrutas o no el proceso de aprendizaje de un tema en particular.

La dificultad del idioma también es algo a tener en cuenta cuando piensas en cómo aprender un idioma más rápido.

El tiempo que te llevaría dominar algunos de los idiomas más difíciles del mundo sin duda será mayor que el que necesitarías para aprender algunos de los más fáciles.

Hay quienes opinan que la clave para aprender un idioma más rápido radica en la frecuencia con la que se estudia

Para algunos, media hora de estudio al día puede dar excelentes resultados, mientras que otros prefieren dedicar dos horas sólidas cada semana.

Aquí hay algunas preguntas que puedes hacerte para determinar cómo aprender un idioma más rápido:

  • ¿Cuál es el nivel de dificultad del idioma?
  • ¿Qué nivel de competencia estás tratando de alcanzar? Alcanzar un nivel conversacional puede ser más rápido que lograr una fluidez formal, por ejemplo.
  • ¿En qué contexto esperas usar este idioma? ¿Es para viajar y tener conversaciones cotidianas o estás buscando desarrollar un vocabulario más técnico o empresarial?
  • ¿Qué método de aprendizaje te conviene personalmente? Las personas tienen diferentes niveles de atención y la forma en que procesan la información puede variar. ¿Eres el tipo de persona que necesita largos descansos o te beneficia más una rutina diaria?
  • ¿Cómo esperas mantenerte motivado?

¿Cuáles son las 5 técnicas para aprender rápidamente un nuevo idioma?

Aquí están las cinco mejores técnicas para aprender un idioma más rápido:

1. Sumérgete en el idioma

La mayoría de nosotros hemos asistido a una clase de idiomas o hemos visto esa escena en las películas en la que el profesor interrumpe tu frase con un “non, en français, s’il vous plait” (No, habla en francés, por favor).

La insistencia del profesor para que solo hables ese idioma extranjero en el aula no era, créelo o no, solo una forma de hacerte sentir inadecuado.

“Un hablante bilingüe circunstancial es alguien que, por ejemplo, emigra a un nuevo país y no habla el idioma, y para quien aprender ese idioma se convierte en una cuestión de nadar o hundirse”, dice Emily Sabo, estudiante de doctorado en Lingüística en la Universidad de Michigan.

Su investigación se centra en el contacto y la variación lingüística en poblaciones hispanohablantes.

“Los aprendices circunstanciales tienden a aprender el idioma más rápido porque tienen que hacerlo”, agrega.

Te puede interesar: Curso Gratis de Escritura y Lectura en Inglés

2. Aprendizaje con repetición espaciada

Esta técnica de aprendizaje probada y comprobada es una forma de memorizar información sin abrumar tu cerebro.

Es, esencialmente, lo opuesto a estudiar intensamente.

Conocida por mejorar la recuperación de la memoria a largo plazo, el aprendizaje con repetición espaciada te anima a convertir grandes cantidades de información en pequeñas porciones digeribles.

Puedes usar tarjetas de memoria, una aplicación o simplemente dividir tu libro de texto.

“La repetición espaciada… [es] extraordinariamente eficiente”, dijo Gabriel Wyner en su libro “Fluent Forever: How to Learn Any Language and Never Forget It”.

“En un período de cuatro meses, practicando 30 minutos al día, puedes esperar aprender y retener 3.600 tarjetas de memoria con una precisión del 90% al 95%”.

Cada tarjeta de memoria puede ser diferente a la siguiente: una puede enseñarte el alfabeto mientras que la siguiente aborda la pronunciación, el vocabulario o la gramática.

“Y pueden hacerlo sin volverse tediosas porque siempre son lo suficientemente desafiantes como para seguir siendo interesantes y divertidas”, dijo Wyner.

3. Método Diglot Weave

El método Diglot Weave es una excelente manera de ayudarte con tu vocabulario.

Consiste en insertar palabras de un idioma extranjero en una oración en un idioma que ya conoces.

Puedes expandir esto haciendo lo mismo con una historia completa, intercambiando algunas palabras a la vez por el idioma que estás tratando de aprender.

Esto permite que tu cerebro aprenda a su propio ritmo en lugar de abrumarlo todo de una vez.

Una investigación de 2014 utilizó este método en un grupo de estudiantes y no lo hizo en el otro. El grupo que utilizó el método Diglot Weave obtuvo calificaciones más altas en las pruebas, casi el doble que el otro grupo.

4. Música y películas

A menudo, cantar las letras de nuestra canción favorita nos sale de forma natural. Imagina cantar esa misma canción en un idioma diferente.

Hay estudios completos dedicados a explorar la relación entre la música y el lenguaje.

Las canciones son una excelente manera de romper la monotonía del estudio regular. Mover el cuerpo, ejercitar las cuerdas vocales y activar un lado más creativo de tu cerebro ayuda mucho.

Como las canciones suelen tener repetición (especialmente en el coro o el estribillo), es una excelente manera de reforzar el vocabulario y puedes recordar mejor las palabras cuando las asocias con una melodía.

Pero elegir la canción adecuada es esencial. Una melodía con palabras y pronunciación claras es el camino a seguir.

Prueba con canciones infantiles para un vocabulario más accesible (la música de Disney es popular ya que tienen canciones clásicas en varios idiomas) o música pop con ritmos y letras memorables.

Este método puede ser una forma pasiva de aprender un idioma en tu tiempo libre; reproduce estas canciones mientras corres, viajas o haces tus compras.

Para que te sea más fácil seguir las canciones, aplicaciones como Spotify las muestran con sus letras.

Las películas y series de televisión son otra forma de interactuar con un nuevo idioma

Para algunos, el método de dejar de usar subtítulos ayuda a prestar atención a los matices sutiles del idioma, desde los sonidos hasta los gestos que pueden acompañar a las frases.

Otros prefieren ver una película familiar en el idioma que están tratando de aprender, confiando en la familiaridad de la trama para poder concentrarse mejor en las palabras en sí.

5. Cinco principios y siete acciones

En su charla TEDxLingnanUniversity, Chris Lonsdale explica que cualquiera puede aprender un idioma en seis meses.

Su método combina métodos conocidos y las habilidades necesarias para dominar rápidamente un idioma. Lonsdale afirma que este método se puede aplicar para aprender cualquier cosa.

Hay cinco principios y siete acciones en su núcleo.

Los principios:

  1. Concéntrate en el contenido del idioma que sea relevante para ti
  2. Usa tu nuevo idioma para comunicarte desde el primer día
  3. Cuando entiendas el mensaje por primera vez, adquirirás el idioma de manera inconsciente
  4. Entrenamiento fisiológico, esto se refiere a la importancia de entrenar tu boca y oídos para producir y reconocer los sonidos del nuevo idioma.
  5. El estado psicológico importa, debes estar en un estado mental positivo y relajado mientras aprendes.

Las acciones:

  1. Escucha mucho
  2. Concéntrate primero en el significado (incluso antes que en las palabras)
  3. Empieza a mezclar (los verbos y sustantivos aprendidos)
  4. Concéntrate en lo esencial
  5. Consigue un “tutor del idioma”
  6. Imita los gestos de la cara al hablar
  7. Conecta directamente con imágenes mentales

Artículos Relacionados

Explora más contenido sobre oportunidades académicas, consejos para aplicar a becas y experiencias de estudiantes latinos en esta sección. Encuentra información valiosa que te ayudará a alcanzar tus metas educativas y profesionales. ¡Sigue leyendo para descubrir más!